Categoría: Los Seres Queridos

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010.

Cuando trato de imaginar qué hubiera sido de mi vida de no dedicarme a la política, a veces caigo en la ensoñación de una vida más cómoda, más anónima, más familiar. Pero me hubieran faltado algunas cosas que me han enriquecido y hecho crecer, que han colaborado a que sea quien soy. Una de ellas, y no la menor, es la de haber tenido la oportunidad de conocer de cerca y apreciar de verdad a Mario Vargas Llosa.

Retrato de Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010

No pretenderé ser lo que no soy. Quiero decir que mi profesión no es la de crítico literario ni soy un intelectual. Me tengo por un lector casi voraz, y especialmente tragón de la literatura de Vargas Llosa, que otros ensalzarán con más justeza. Al varguitas escritor tengo que agradecerle muchas horas de placer y otras de reflexión.

Me interesa aquí mucho más dejar contado el Mario buen amigo. Nunca le he visto renunciar a sus principios por ningún motivo. Es el tipo de persona que los de mi ocupación necesitamos: principios sólidos, insobornable, sincero, directo. También ameno, divertido, experimentado, tiene ese don de la palabra del que tanto disfrutamos los castellanos. Literalmente, encanta a las mujeres, como se encarga con frecuencia de recordarme la mía.

Ha sembrado una cosecha cuyos resultados son espectaculares. ¡Felicidades!

Texto: José María Aznar
Imagen: Fernando Marsá y Paz Cogollor.

Licencia Copyleft: Puede reproducir el texto y la imagen citando a sus autores y enlazando con nuestra página web.

Javier Mariscal

MARISCAL, singular e irrepetible

Los que disfrutan del parque de atracciones japonés diseñado por Javier Mariscal, o los que reconocieron, desde puntos alejados del planeta, la mascota de los Juegos Olímpicos de 1992 ignoran con toda seguridad la biografía de este valenciano, que a los veinte años se desplazó a Barcelona con un ideario alternativo después de haber crecido en una familia numerosa de once hermanos, apellidados Errando. En la capital catalana sólo lo hemos conocido como Javier Mariscal, pues dejó el apellido Errando en Valencia. La Barcelona del tardofranquismo que lo acogió le animó a estudiar Diseño Gráfico, a colaborar en revistas de cómic y a frecuentar ambientes artísticos. Mariscal es uno de los artistas que mejor se asocian a la identidad gráfica de Barcelona. Ya en 1979 produjo una obra que figura hoy en su selecta antología: la marca Bar-Cel-Ona, obtenida mediante divisiones silábicas. Después vinieron el Cobi y la Petra. Pero Mariscal a seguido siempre contribuyendo a dar imagen a la ciudad.
Retrato del diseñador Javier Mariscal
Javier Mariscal tuvo el acierto de montar su estudio en una antigua fábrica del Poblenou. Fue uno de los primeros artistas en instalar el estudio en lo que se bautizó como Palo Alto, en atención a la elevada chimenea que preside el conjunto arquitectónico y a las resonancias californianas del apelativo. Allí, una decena de ordenadores de pantallas multicolores diseñan revistas, dibujos, telas, bases... La soltura del trazo y la gran dosis de imaginación de que goza Mariscal conducen a un estilo singular e irrepetible.

Texto: Pasqual Maragall
Imagen: Fernando Marsá y Paz Cogollor.

Licencia Copyleft: Puede reproducir el texto y la imagen citando a sus autores y enlazando con nuestra página web.

Joan Manuel Serrat

MEDITERRÁNEO Y OTRAS CANCIONES

Serrat, como a tantos artistas de auténtica valía, no le fue fácil ser profeta en su tierra, y si hoy casi lo es, se debe a que, ya sea rodeado del éxito, la indiferencia o la censura, siempre se las arregló para ser poeta en su tierra. Y, por suerte, también en la de otros. Así como en Cataluña lo escuchan con oídos catalanes y en otras regiones de España con oídos castellanos, en esta orilla del Atlántico lo escuchamos con oídos latinoamericanos y siempre (no importa que cante en castellano o en catalán) nos ha parecido uno de los nuestros.

Retrato del cantautor catalán Joan Manuel Serrat
Hoy Joan Manuel llena los estadios del Río de la Plata. Recuerdo, sin embargo, que en una amarga época de mi país, la dictadura militar prohibió sus discos y recitales y hasta tomó la ridícula medida de retirar de las librerías los libros de Antonio Machado “por ser el letrista de Serrat”. Hace un tiempo publiqué en Buenos Aires, con el título “Mediterráneo y otras canciones”, una antología de las letras de Serrat, y en el prólogo señalé que “desde siempre el fundamento y el ámbito familiar han sido (y aún hoy siguen siendo) sustancia esencial en la vida y el arte de Serrat. Sus canciones a la madre, al padre, al abuelo, así lo atestiguan. Es una prueba significativa de la importancia que siempre han tenido para él las distintas gamas del sentimiento. Quien asista a uno de sus recitales en cualquier lugar de España o de América Latina comprobará la espontánea corriente afectiva que de inmediato se establece entre el cantante y su público. Algo así como un intercambio osmótico de afectos.

El amor es un territorio por el que Serrat transita con calidez y llaneza, logrando siempre que el humor lo salve de la retórica, y la naturalidad lo defienda de lo frívolo. Es cierto que la coherencia ideológica no siempre es garantía del buen nivel artístico de un cantante, pero debemos reconocer que en el cantante del Poble Sec es un elemento vital que se agrega sin esfuerzo a su innato poder de comunicación, al timbre inconfundible de su voz, a su don para narrar historias y a la sostenida calidad de sus letras y melodías.

Texto: Mario Benedetti   Imagen: Fernando Marsá y Paz Cogollor.

Licencia Copyleft: Puede reproducir el texto y la imagen citando a sus autores y enlazando con nuestra página web.

Teresa Berganza

Una voz, un carácter
A pesar de la intensa relación artística que unió a mi padre, el director de orquesta Ataúlfo Argenta, con la entonces jovencísima Teresa Berganza, yo no la conocí hasta veinticinco años después de la muerte de mi padre. Tras un maravilloso recital en el Teatro Real de Madrid, me di cuenta de que tenía que haber intentado conocerla mucho antes. El abrazo que me dio y la emoción que nos embargó a los dos los recordaré toda mi vida.

Artísticamente ya conocía a la Berganza que todos conocemos, es decir, la increíble belleza de su voz y la emotividad y justeza de sus interpretaciones, que la han llevado a ser una de las mejores mezzosopranos del siglo, e insuperable cuando canta cierto repertorio mozartiano, español o rossiniano. Pero con su amistad he conocido su honradez profesional y su total respeto hacia sus convicciones y hacia los autores y sus obras.

Retrato de la mezzosoprano Teresa Berganza
Hay multitud de hechos que dan idea de la integridad y del orgullo profesional de la Berganza, pero me voy a permitir contar uno: Creo que es conocido por todos el fuerte carácter y la omnipotencia que exhibía el mito de la dirección orquestal Herbert von Karajan. Sus indicaciones, y muchas veces sus malos modos, eran tenidos como órdenes de inexcusable cumplimiento si uno no quería ver truncada su carrera. Pues bien, en 1958 contratan a una jovencísima Berganza para cantar el Cherubino de Las bodas de Fígaro en la Ópera de Viena, con Karajan de director. Ella venía de obtener sus tres primeros grandes triunfos. El primero, en su debut internacional de la mano de mi padre en 1957 en París. El segundo, el festival de Aix en Provence, y el tercero, en Nueva York, junto a la Callas. Así que para ella era importantísimo no cortar esa racha. En su contrato con la Ópera de Viena se especificaba un número determinado de ensayos, que no se cumplían por estar el maestro en Berlín. Teresa, a pesar de su juventud, apenas 22 años, exige la presencia de Karajan. Aquello obliga a Karajan a ir a Viena y, con un humor de perros, él mismo al piano, repasa la partitura con Teresa ante el resto del elenco. En un determinado momento, se para y le dice: “Señorita, esto no tiene musicalidad”. ¡Para qué queremos más! Allí le salió a Teresa ese orgullo, esa raza y ese casticismo que le han caracterizado, y respondió al todopoderoso Karajan: “Mire, usted me puede decir que no le gusta el timbre de mi voz o que no está de acuerdo con mi interpretación, pero ¿que no tengo musicalidad? ¡Yo tengo más musicalidad que usted y que todos estos señores juntos!” Karajan cerró de un puñetazo el piano, se levantó y dijo con suficiencia: “El ensayo se ha acabado”. No, el ensayo no se acabó, Teresa sacó todavía más carácter y, contrato en mano, obligó al maestro a continuar.

No sé cuántos años nos quedan de poder disfrutar de Teresa Berganza en un escenario, pero cuando el momento de su retirada llegue, nadie le va a quitar el puesto de honor que ya tiene en la historia de la música, todo lo que ha hecho por el canto, ni tampoco nos van a quitar a los españoles el orgullo de ser sus compatriotas. Por todo ello, gracias Teresa.

Texto: Fernando Argenta (Músico y periodista)
Imagen: Fernando Marsá y Paz Cogollor.

Licencia Copyleft: Puede reproducir el texto y la imagen citando a sus autores y enlazando con nuestra página web.

Bill Gates

Bill Gates es, al margen de todo tópico, un hombre que se adelanta a su época. En eso precisamente está la clave de su éxito como empresario y, sobre todo, como figura de interés y ejemplo para los medios de comunicación.
El Presidente de Microsoft Bill Gates. Collage - Pintura acrilica. 56 x 42 cm.

En el mundo de la empresa se ha dado siempre importancia a la vocación, a la voluntad de aceptar y superar retos y a la capacidad de improvisación de forma positiva ante los avatares del negocio. A partir de Bill Gates todo ello se reúne en una sola palabra: imaginación. Imaginación para concebir el producto, imaginación para describir el mercado en el que habrá de implantarse, imaginación para desarrollar y coordinar ambos polos del negocio e imaginación para convertir al cliente exigente en un usuario agradecido.

Microsoft es sólo una pequeña parte de la obra de Gates, el resto es la filosofía de trabajo que todos utilizamos en el día a día. En el siglo XXI, la imaginación pasa sin duda por la arquitectura que él ha creado.

Texto: Antonio Asensio Pizarro (Presidente del Grupo Zeta y Antena 3 TV)
Imagen: Fernando Marsá y Paz Cogollor.

Licencia Copyleft: Puede reproducir el texto y la imagen citando a sus autores y enlazando con nuestra página web.